MISIÓN AL AIRE

III SEMANA DE FORMACIÓN DEL CLERO: “CÓMO EVANGELIZAR LA CIUDAD HOY. DIOS TAMBIÉN VIVE EN LO URBANO”

02 | 08 | 2019


Los sacerdotes de la Arquidiócesis de Medellín, se dieron cita en la Universidad Pontificia Bolivariana para participar de la III Semana de Formación del Clero, que se llevó a cabo los días 29, 30 y 31 de julio. El tema central del evento académico giró en torno al lema: “Cómo evangelizar la ciudad hoy. Dios también vive en lo urbano”.

En el acto inaugural, el Señor Arzobispo, monseñor Ricardo Tobón Restrepo, se refirió inicialmente a la importancia de la formación permanente citando la Ratio Fundamentalis, como documento que orienta todo el proceso de formación de los sacerdotes.

Con relación a la temática principal Dios también vive en lo urbano”, el Arzobispo invitó a los sacerdotes a hacer el ejercicio de descubrir los bloques culturales y religiosos que hay dentro de nuestra ciudad, y así encontrar ciudades invisibles dentro de una misma ciudad. Asimismo, los llamó a preguntarse por lo que significa Dios y el cristianismo para la gente de hoy, lo que significa la Iglesia en la ciudad secular, global, laica, democrática y plural, y allí la Iglesia qué es y qué hace.

El interés en una laicización global y el pluralismo religioso en el que vivimos, nos hacen constatar que va surgiendo un mundo secular con funciones propias al margen de lo religioso, y por tanto la religión se va volviendo como una cosmovisión personal que solo afecta a un grupo de personas en la sociedad, decía monseñor Ricardo, agregando que es hora de ser conscientes de esta realidad que nos debe llevar a descubrir nuestra misión hoy: el Espíritu nos pide “Nueva Evangelización”, y Aparecida nos invita a una conversión pastoral para ser capaces de relanzar con audacia la misión.

Ante este panorama, el Señor Arzobispo presentó algunos aspectos positivos y oportunidades, que la Iglesia debe mirar: la posibilidad de personalizar la fe, la mayor libertad que tiene la Iglesia respecto al Estado y a las instancias políticas, la posibilidad de ejercer un papel profético y crítico en la sociedad, la oportunidad de formar a los laicos en sus responsabilidades personales y pastorales, y la ocasión de ver el momento que vivimos como un campo abierto a la Nueva Evangelización. Realmente lo que la humanidad necesita en este momento, enfatizó el Arzobispo, es Evangelio, y lo que nos falta a nosotros es saberlo presentar, saberlo entregar.

Finalmente, monseñor Tobón invitó a los sacerdotes y diáconos a mirar los campos de acción para una evangelización de la ciudad, donde ya se ha ganado terreno: Descubrir la novedad y la originalidad de la fe cristiana, descubrir y potenciar la dimensión misionera de la pastoral, el replanteamiento radical de la transmisión de la fe, la iniciación cristiana, la renovación de las parroquias, las pequeñas comunidades eclesiales, la formación y la participación de los laicos, y la evangelización y la promoción de lo social.

EL Arzobispo concluyó su intervención, proponiéndole al clero participante, tres actitudes concretas para asumir en la vida: Acercarse a la realidad, hacer un discernimiento pastoral, y favorecer la conversión personal, pastoral y comunitaria.

DIRECTORIO ARQUIDIOCESANO

Haga su búsqueda: